Zinc: ¿Qué es? Usos, precauciones y efectos secundarios

4.8/5 - (55 votes)

A donde quiera que miremos, estamos rodeados de elementos químicos. De hecho, nuestro propio cuerpo posee una gran cantidad de estos. Todos son esenciales para la vida. El zinc, o cinc, es uno de ellos. Es uno de los elementos más importantes para el funcionamiento de nuestro cuerpo.

En este artículo veremos en detalle qué es el zinc, cómo se utiliza y los riesgos, si es que los hay, de hacer uso de él.

¿Qué es Zinc?

  • Símbolo: Zn
  • Masa atómica: 65,38 u
  • Configuración electrónica: [Ar] 3d¹⁰4s²
  • Número atómico: 30
  • Punto de fusión: 419,5 °C
  • Descubrimiento: 1746
  • Punto de ebullición: 907 °C

Podemos encontrar el zinc en la tabla periódica en el grupo de los metales. Se considera un elemento químico esencial. Esto se debe a que es vital para el funcionamiento óptimo de varios procesos en el cuerpo y, además, su efecto no puede ser sustituido por ningún otro elemento químico.

Aunque no está totalmente definido, al parecer su nombre se deriva de la voz en alemán zinken. Otros señalan que se debe a la forma de pronunciar la palabra piedra en el idioma persa. Pero, sea como fuere, este mineral disfruta de gran aceptación en todo el mundo. Es usado en diferentes campos, incluido la medicina.

En el caso del cuerpo humano, está presente en cada una de las células. Gracias a él, se pueden formar nuevas proteínas, necesarias para la vida.

Beneficios del zinc

Gracias a sus propiedades, y la capacidad que tiene para contribuir a los procesos del cuerpo, el zinc aporta una gran cantidad de beneficios al organismo

Fortalece el sistema defensivo

El zinc permite la creación de linfocitos, especialmente la clase T. Estos, a su vez, ayudan al buen funcionamiento de las células T. Y son estas las responsables de detectar y eliminar del cuerpo las amenazas. También ayuda a disminuir la duración de la gripe, como lo muestran la Canadian Medical Association Journal y la Cochrane Systematic Review.

Ambas avalaron este hecho luego de hacer una revisión de más de 30 estudios relacionados con el tema. Todo esto guarda relación con el fortalecimiento que les da el zinc a las defensas del cuerpo.

Recuperación de heridas

Al combinarlo con vitamina C se logra acelerar la curación de heridas relacionadas con algunas enfermedades, como por ejemplo las úlceras producidas por la diabetes. Esto ha sido confirmado por el estudio del efecto del zinc en las heridas, realizado por 3 médicos reconocidos en España. Dichos resultados fueron publicados en la Scientific Electronic Library Online.

En él se determinó que los pacientes que recibieron hialuronato de zinc se recuperaron en apenas 7 semanas. Es por esa razón que consideran el zinc, en esta presentación, como la primera opción ante la presencia de heridas producidas por la diabetes.

Disminuye la inflamación

El uso de zinc también está indicado ante la presencia de inflamación, siempre y cuando la causa sea debido a los radicales libres. También puede disminuir la hinchazón producida por enfermedades como artritis o afecciones cardiacas. 

¿Cómo se usa el zinc?

El National Institutes of Health de Estados Unidos, en su página web, presentó una tabla en la que muestra la cantidad de zinc que debe ingerir cada persona. Este cuadro se realizó tomando como referencia las investigaciones sobre el este elemento y la edad de la persona.

  • Niños. La ingesta va de 2 a 3 mg diarios. En este punto se incluyen a los bebés.
  • Adolescentes. En varones, 11 mg. En mujeres, 9.
  • Adultos. Hombres, 11 mg. Mujeres, 8 mg, a menos que estén embarazadas, en cuyo caso la cantidad debe aumentar a 11 mg. 

Las cantidades son muy pequeñas en todos los casos, por lo que la dosis diaria puede obtenerse ingiriendo alimentos como ostras, carnes, mariscos, cereales y frutos secos. 

Únicamente cuando, después de una evaluación médica, se determina que hay deficiencia de zinc se puede hacer uso de suplementos vitamínicos o cápsulas con alto contenido de este mineral. Las cápsulas de zinc vienen en presentaciones de 25 mg. Ambas presentaciones pueden venir combinadas con otros elementos químicos, como calcio o magnesio.

Ciertos productos derivados del zinc también son utilizados de manera tópica. Gracias a sus propiedades, resulta de mucha utilidad para regenerar la piel ante quemaduras o heridas leves. 

Precauciones al usar zinc

Tanto el exceso como la deficiencia de zinc representan un serio peligro para la salud. Por tal razón, no debe descuidarse su consumo equilibrado

En caso de que los niveles de zinc en el cuerpo estén por debajo de lo normal, antes de comenzar a consumir suplementos o pastillas, debe informarse al médico. Especialmente si ya se están consumiendo otros medicamentos.

Otra de las precauciones a tener presente es el tiempo durante el cual se consume. Está contraindicado el uso prolongado cuando se trata de altas cantidades. La única razón para hacerlo es que el médico así lo indique.

Por último, debe evitarse el contacto con la nariz de cremas o ungüentos que contengan zinc. Esto podría causar un daño irreparable, tal como lo expresó la FDA en el año 2009. 

Efectos secundarios y contraindicaciones del zinc

Cuando se respetan las cantidades de consumo diarias, resulta seguro y beneficioso para la salud. Incluso en cantidades superiores, por periodos cortos. Sin embargo, se ha revelado que, en algunas personas que consumieron zinc mediante tabletas o suplementos, se produjeron algunos de los siguientes síntomas.

  • Malestar general. Viene acompañado de diarreas, vómitos, náuseas.
  • Dolores. En la cabeza. En los casos más graves, en los riñones y el estómago, causando daños en estos órganos.
  • Deficiencia de cobre. Esto pasa si se consume por largo tiempo. En el peor de los casos, trae como resultado la pérdida de la capacidad neurológica para realizar algunas funciones motoras.

El zinc no está contraindicado para ninguna persona. A menos que, al consumirlo en pastillas o suplementos, presente alguna reacción alérgica fuerte. Lo que los diferentes doctores e instituciones médicas destacan vez tras vez, es que no se debe ingerir grandes cantidades de este elemento, pues podría causar daños graves a la salud.

El zinc es de gran ayuda para disfrutar de la vida. Consumiendo de manera adecuada, se pueden disfrutar de grandes beneficios.

Marcel Quirós Reyes
Marcel Quirós Reyeshttps://www.google.com/search?kgmid=/g/11rclvxgrp
Dietista y médico licenciado en medicina por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en la Universidad Autónoma de Madrid. Doctorado y comprometido con la Salud Humana.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios y la información contenida en PharmaSalud esté redactada por profesionales en medicina, recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.

Artículos similares
Comentarios
Publicidadspot_img
Otros Artículos Populares