Síndrome de asperger: Qué es, síntomas y tratamiento

5/5 - (1 voto)

A menudo los tildan de raros. Y esto, debido a sus dificultades para socializar y poder comunicarse “normalmente” como lo haría una persona común. Lo cierto es que cada vez hay un creciente número de pacientes que presentan el síndrome de Asperger.

¿En qué consiste este Síndrome de asperger?, ¿cuáles son sus síntomas? Y ¿de qué maneras se les puede tratar a quienes lo padecen? Conocer estos y otros aspectos contribuirá al trato que estos merecen.

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

El síndrome de Asperger es considerado como un trastorno del desarrollo neurológico y se ha catalogado como una condición englobada dentro de los “Trastornos del Espectro Autista”, dato que aporta la OMS.

De esto se desprende que quienes poseen este síndrome se vean afectados en su manera de interpretar el idioma, comunicarse y socializar. También se resisten a los cambios de rutina y tienen áreas de interés específicas y absorbentes.

Cabe destacar que los asperger poseen un coeficiente mental medio o hasta superior a la media estándar.

Ahora bien, podemos conocer un poco más de cerca este trastorno haciendo un recorrido por la raíz del problema.

¿Cuáles son las Causas del Síndrome de Asperger?

Hasta ahora, científicamente no hay una causa específica comprobable de esta afección, pues las investigaciones en torno a su existencia siguen en curso. No obstante, algunos especialistas han proporcionado lo que pudieran ser las posibles causas de este trastorno:

  • En los casos en los que se tenga antecedentes familiares.
  • Haber sido diagnosticado con el síndrome de Rett.
  • En casos donde el bebé haya nacido antes de cumplir las 26 semanas de gestación.
  • Padecer del síndrome del cromosoma X débil.

Por otro lado, es importante aclarar que las causas de este trastorno no están asociadas a la crianza del infante.

¿Cómo se diagnostica el Síndrome de Asperger?

Para 1944, fecha en la que se descubrió el Síndrome de asperger, se catalogaba como una afección en sí misma y se diagnosticaba como un trastorno mental.

No fue sino hasta el 2013 que esta anomalía se excluyó de la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) y pasó a diagnosticarse como parte de los Trastornos del Espectro Autista (TEA).

En los casos en los que el paciente manifieste problemas en el comportamiento, lo más prudente es que un médico especialista u otra autoridad en materia de salud mental evalúe sus síntomas, debido a que pueden obedecer a otro padecimiento, como el del ADHD (Déficit de Atención con Hiperactividad).

Esta evaluación consistirá en un minucioso análisis “psicosocial”, lo que incluirá un historial en detalle de la aparición de sus primeros síntomas, su desarrollo motriz y del lenguaje, así como otros aspectos en su personalidad (actividades preferidas, objetos de preocupación, hábitos fuera de lo común, etc.)

Este padecimiento se diagnostica en niños y niñas de entre cuatro y once años de edad, teniendo una mayor incidencia en los varones.

No obstante, conviene saber cómo identificar los signos que indican que un individuo padece de este trastorno.

¿Cuáles son los síntomas del Síndrome de Asperger?

Realmente la sintomatología de los pacientes con Asperger puede variar ligeramente de un individuo a otro, pero en esencia se pueden destacar los siguientes:

  • Problemas para la interacción social.
  • Incapacidad para reconocer el lenguaje corporal y facial, y también para expresarlo.
  • Dificultad para entender mensajes entre líneas, es decir, subliminales o bromas de doble sentido. Todo esto en vista de que entienden todo de forma muy literal.
  • Capacidad de establecer una rutina y adherirse rígidamente a ella, con la consecuente desestabilización emocional si esta se altera.
  • Abordan temas de interés de forma obsesivo-dependiente.
  • Falta de coordinación motriz, en la mayoría de los casos.
  • Ausencia de contacto visual con sus interlocutores.
  • Dificultad para expresar afecto o demostrar empatía.
  • Uso de un lenguaje en clave, estilo robot.
  • Falta de atención a aspectos comúnmente importantes o gran interés por asuntos fuera de lo común.
  • Manifestación de nerviosismo en presencia de multitudes.
  • Perfeccionismo.
  • Depresión y ansiedad.

¿Qué tratamiento existe para quienes padecen el Síndrome de Asperger?

Farmacológicamente no se puede hablar de un tratamiento que lo prevenga o que pueda curar este trastorno, en vista de que se trata de una afección del neurodesarrollo que incide directamente en la manera en cómo se desarrolla y estructura el sistema nervioso.

Sin embargo, sí se pueden seguir ciertas pautas y tomar algunas medidas a la hora de tratar con pacientes que sufren síndrome de Asperger, como algunos sistemas de apoyo que sirven de promotores en la calidad de vida de los pacientes y sus familiares.

En este orden de ideas se puede hablar de algunas medidas como las siguientes:

  • Entender que la manera de ver el mundo de los afectados por el Asperger es diferente a la del resto de la gente, y que esto no es intencional de su parte.
  • Aprovechar las grandes capacidades de aprendizaje que poseen para así lograr facilitar el desarrollo de su estructura cerebral por medio de actividades guiadoras y potenciar su desarrollo integral (física, intelectual, emocional y social).
  • Procurar hablarles sin ambigüedades y con suficiente precisión, ya que pueden tomar todo literalmente.
  • Esforzarse por entender sus “rigideces” y rutinas, ya que es un recurso que les aporta seguridad. Si es necesario que estas sean modificadas, explicarles las razones con tacto, a detalle y con toda claridad. De ser posible, demostrarle cómo hacerlo.
  • Aportar herramientas de autoayuda que les permitan flexibilizar sus rigurosos patrones de comportamiento y brindar mayor confianza en sí mismo en el ejercicio de su interacción social.
  • Informar a parientes cercanos, amigos íntimos, maestros, niñeras, médicos y/u otros involucrados sobre el caso de su hijo para que, de esta forma, estén enterados y puedan aportar su valiosa cooperación en el trato que deben darle.

Quienes luchan diariamente con las dificultades que supone el Síndrome de Asperger, (afectados y parientes allegados) conocen muy bien los desafíos implicados.

Pero, aún en estas circunstancias, los afectados y sus familias pueden salir adelante si se esfuerzan por entender su situación, siguiendo las pautas que reciban de los profesionales de la salud y procurando no rendirse en su lucha.

Amparo Miralles Lobatohttps://www.google.com/search?kgmid=/g/11rcn5dql6
Licenciada en medicina por Stanford Mediciney, Máster en University of Cambridge. Doctorada en The University of Warwick. Comprometida con la Salud Humana. ISNI: 0000000503892961

Artículos similares

Comentarios

Publicidadspot_img

Instagram

Populares