Loperamida: ¿Qué es? Usos, precauciones y efectos secundarios

4.9/5 - (45 votos)

Sin lugar a dudas, la loperamida es una gran aliada contra la diarrea, una gran ayuda que puede salvarnos de un momento incómodo, sobre todo si estamos de viaje.

La loperamida se encuentra entre los antidiarreicos más populares, lo que no significa que sea de dominio general su forma correcta de uso y las precauciones que deben tenerse al utilizarla.

Puesto que no sabemos cuando podemos llegar a necesitarla, presta mucha atención a lo que se indicará en este post.

Loperamida
Loperamida

¿Qué es la loperamida?

  • Fórmula: C29H33ClN2O2
  • Número CAS: 53179-11-6
  • Vida media: 9.1 hasta 14.4 horas (media 10.8 horas)
  • Metabolismo: hepático
  • Biodisponibilidad: No absorbida por el estómago
  • Estado legal: GSL (UK) OTC (EUA)
  • Cat. embarazo: B

La loperamida es un antidiarreico que se une a los receptores opiáceos en la pared intestinal, para inhibir la secreción de acetilcolina y prostaglandinas y así reducir el peristaltismo propulsivo e incrementar el tiempo de tránsito en el intestino, a la vez que aumenta el tono del esfínter anal, reduciendo la incontinencia y urgencia.

Ahora bien, debido a su alta afinidad a la pared intestinal y por su metabolismo de primer paso, es muy difícil que llegue a la circulación sistémica y es por eso que tiene menos efectos adversos centrales que los antidiarreicos que se asocian a los atropínicos.

¿Cómo beneficia la salud el uso de la loperamida?

La loperamida de venta libre suele utilizarse para controlar la diarrea aguda, incluso la diarrea del viajero.

Por otra parte, la loperamida con receta se usa también para controlar la diarrea aguda además de la diarrea constante asociada con la enfermedad inflamatoria intestinal. Otro uso que recibe es para reducir la cantidad de líquido en las personas con ileostomías, cirugía que se efectúa para crear una abertura para desechos que salen del cuerpo a través del abdomen.

La loperamida como opioide y derivado sintético de la piperidina, es efectiva contra la diarrea generada por una gastroenteritis o una enfermedad inflamatoria intestinal. Al ser un principio activo derivado del haloperidol que se adhiere al receptor opiáceo de la pared intestinal, disminuye la liberación de mediadores químicos como acetilcolina y prostaglandinas.

La loperamida consigue prolongar el tiempo del tránsito intestinal, incrementa la viscosidad de las heces, reduce el volumen fecal diario y reduce la pérdida de fluidos y electrolitos. Gracias a esto, la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, habla de su eficacia para controlar la diarrea provocada por bacterias, virus y parásitos.

¿Cómo se usa la loperamida?

En España se encuentran varias formas de administración oral de loperamida: comprimidos, cápsulas, gotas, comprimidos masticables y comprimidos liofilizados, que son de rápida acción y solución pediátrica. Se dispensa bajo los nombres comerciales de Diarfin, Elissan, Fortasec, Imodium, Loperan, Lopestop, Losikole, Salvacolina y Sindiar.

La dosis de estos formatos debe establecerla un médico o un farmacéutico. Sin embargo, lo más frecuentes es que se indique esto:

  • Dosis en adultos para tratar la diarrea aguda. Empezar con 4 mg, seguido de 2 mg después de cada deposición, hasta un máximo de 16 mg al día.
  • Dosis en niños de 5 a 15 años para tratar la diarrea aguda. Iniciar con 2 mg, seguido de 2 mg después de cada deposición, hasta un máximo de 12 mg al día.
  • Dosis en niños de 2 a 5 años para tratar la diarrea aguda. Se comienza con 80 mcg, aproximadamente 10 gotas, por kilogramo de peso, en 3 tomas diarias, y se aumenta según sea necesario hasta un máximo de 240 mcg, es decir, 30 gotas por kilogramo al día.

Ventajas y desventajas del loperamida

El verano y las altas temperaturas que con él llegan hacen más frecuente la aparición de procesos diarreicos. En esa época del año, no pueden faltar en el botiquín los medicamentos antidiarreicos.

En el caso del mecanismo de acción de la loperamida, logra inhibir la motilidad intestinal, ayuda a evitar la deshidratación, mantiene el equilibrio de electrolitos en el organismo y disminuye el número de deposiciones, por eso ha resultado tan efectiva.

A continuación se verá porque millones se inclinan a usar loperamida y algunos aspectos importantes a considerar si se indica este medicamento.

Ventajas del loperamida

  • Ha demostrado efectividad para tratar la diarrea aguda.
  • Puede conseguirse en varias presentaciones.
  • Está disponible en formatos pediátricos.
  • Logra la reducción de la cantidad de líquido en personas con ileostomías.
  • Es un medicamento muy conocido.

Desventajas del loperamida

  • Está contraindicada en las gastroenteritis originadas por un agente entero invasivo y en casos de diarreas causadas por intoxicación o por bacterias productoras de enterotoxinas.
  • Si se ingiere en combinación con antibióticos de amplio espectro puede empeorar o prolongar la diarrea.

Efectos secundarios del loperamida

Reviste mucha importancia tomar en cuenta que la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos señala que tomar dosis más altas que las recomendadas de loperamida, su uso excesivo o indebido, puede ocasionar severos problemas de salud.

Entre los efectos adversos que puede generar la loperamida se encuentran:

  • Trastornos del sistema nervioso. Como la cefalea, debilidad, insomnio y mareos.
  • Trastornos gastrointestinales. Como dolor abdominal, vómitos, estreñimiento, náuseas y flatulencias.
  • Trastornos de la piel. Como sarpullido, piel roja y con ampollas, urticaria y picazón.

Precauciones en el empleo de la loperamida

Existen algunas medidas preventivas a considerar al utilizar la loperamida, tales como:

  • No debe administrarse cuando se quiera evitar la inhibición del peristaltismo debido al riesgo de experimentar íleo, megacolon y megacolon tóxico.
  • Se debe emplear la copa medidora que viene con el medicamento, en vez de una cuchara doméstica, para asegurarse de tomar la dosis correcta.
  • La loperamida puede tener interacciones con quinidina, ritonavir, saquinavir, gemfibrozilo, itraconazol, ketoconazol, valeriana, analgésicos opiáceos y antibióticos de amplio espectro.

¿Quiénes no pueden tomar loperamida?

Entre las personas que no pueden usar la loperamida están:

  • Niños menores de 2 años. La Asociación Española de Pediatría recomienda su uso después de los 2 años, bajo supervisión médica.
  • Personas con hipersensibilidad a la loperamida. También aplica a los pacientes que sean sensibles a algún componente de la fórmula, como la lactosa.
  • Pacientes con ciertas patologías. Tales como: colitis ulcerosa aguda, salmonella, shigella o disentería aguda y enterocolitis bacteriana.
  • Pacientes con VIH. Si se opta por consumirlo con prescripción médica, debe hacerse con cuidado, debido al riesgo de padecer de megacolon tóxico y colitis infecciosa.

La loperamida puede paliar los efectos de la diarrea si es bien empleada. Si se siguen las instrucciones médicas o las que señale un farmacéutico, se pueden gozar de los beneficios de este medicamento y evitar sus efectos secundarios.

Carlos José Belmonte Lópezhttps://www.google.com/search?kgmid=/g/11rcl91syn
Licenciado en farmacia por la Universidad CEU San Pablo y Máster en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid. Doctorado y comprometido con la Salud Humana

Artículos similares

Comentarios

Publicidadspot_img

Instagram

Populares